Neuron Soluciones

670 344 580
info@neuronsoluciones.com
Granada (Spain)

Consejos básicos de seguridad online para usuarios inexpertos

Poder comunicarnos con cualquier otra persona a lo largo del planeta o acceder a cualquier información desde la palma de la mano entraña infinitas ventajas como día a día comprobamos de forma casi instintiva. Para agilizar esta labor almacenamos gran cantidad de información personal en servidores, es decir fuera de nuestro control.

Seguidamente abordamos algunos consejos de seguridad para usuarios inexpertos o no profesionales de la seguridad informática que ayudarán a proteger la intimidad y la  privacidad. Los consejos expuestos aquí pueden parecer muy evidentes, pero suponen la mayor causa de problemas de seguridad en gran mayoría de los usuarios.

Redes sociales: es uno de los aspectos más comprometedores, por lo que debemos inspeccionar todas las posibles opciones de seguridad y privacidad que nos ofrecen. Mientras no revisemos detenidamente la configuración aplicada por defecto no sabemos qué información estamos compartiendo ni con quién y posiblemente dejemos a la vista de personas desconocidas más información de la que deseamos.

Teléfono móvil: todos los smartphones ofrecen la posibilidad de compartir fotos o vídeos rápidamente en diferentes plataformas y redes sociales. Como hemos sabido públicamente, esta opción ha jugado alguna mala experiencia a celebridades y famosos, por lo que debemos contemplar la posibilidad de que por error compartamos alguna foto comprometida accidentalmente. Otro aspecto a considerar es la información que almacenamos en nuestro teléfono ya que en caso de robo o pérdida se podrán extraer documentos internos sin necesidad de una tarjeta SIM, por lo que es fundamental activar el código de desbloqueo para acceder al dispositivo.

Whatsapp: aunque en casi todas las aplicaciones de mensajería instantánea las  comunicaciones viajan cifradas pueden existir otros agujeros de seguridad como la suplantación de identidad por lo que debemos alertarnos ante cualquier comportamiento extraño de la aplicación. Whatsapp es la más extendida entre los usuarios y en sus versiones han ido introduciendo bastantes mejoras en cuanto a privacidad para elegir la  información que queremos compartir con nuestros contactos.

Compartir archivos entre dispositivos: la mayoría de dispositivos móviles dispone de la opción de compartir archivos con otro dispositivo de forma automática. Para asegurarnos de que la información compartida está bajo nuestro control debemos revisar a través de qué  medio se realiza (3G, Wifi, Bluethoot…) y los usuarios con los que está siendo compartida.

Enlaces a descargas en el correo electrónico: este tipo de medio es ampliamente utilizado como método de fraude, por lo que si desconocemos la identidad del remitente debemos  eliminar directamente cualquier mensaje sospechoso. En el caso de que el cuerpo del mensaje contenga enlaces es conveniente revisar a qué dirección o página web apunta, ya que existen numerosos sitios web fraudulentos replicados de los originales, cuya apariencia visual es idéntica  al sitio real.

Descarga de aplicaciones: los portales de aplicaciones como Google Play o App Store someten las aplicaciones ofertadas a análisis de seguridad por lo que estas aplicaciones suelen ser seguras. En cambio existen sitios web donde podemos encontrar aplicaciones no verificadas a precios reducidos o incluso gratuitas. Para poder instalar estas aplicaciones es necesario aplicar un parche al software del dispositivo, también llamado «jailbreak», con lo que  podremos disponer de mayor número de aplicaciones, las cuales como decimos no han sido verificadas por lo que pueden incluir serios agujeros de seguridad.


Compras online: cuando realizamos pagos online en un sitio de confianza no debemos preocuparnos en exceso de la seguridad ya que las tiendas online disponen de pasarelas seguras de pago y comunicaciones cifradas. En cambio si la operación se realiza en otro sitio web menos conocido debemos asegurarnos de que la url pertenece al sitio web donde estamos realizando la compra y que la dirección URL de la página donde vamos a introducir nuestra tarjeta de crédito es del tipo https://, la «s» final nos indica que el sitio web utiliza un certificado SSL con lo que sus datos viajan cifrados y de forma segura. Puede observar en la barra de direcciones que el contenido que usted está leyendo ahora mismo se aloja en una página con certificado seguro.

Antivirus: es una figura muchas veces un tanto depreciada pero fundamental en cualquier equipo sobre todo los más vulnerables. Existen multitud de antivirus en el mercado según las necesidades a precios asequibles por lo que no es mala opción adquirir una licencia anual, nos evitará riesgos y problemas. Estos programas se actualizan de manera periódica para proteger los equipos de las amenazas más recientes, además de comprobar la descarga de archivos y los dispositivos externos usb que conectamos.

Contraseñas de acceso: uno de los ataques a servidores y cuentas de usuario más frecuentes se realiza mediante ataques de fuerza bruta. A groso modo consiste en un ordenador que ha sido programado para probar miles de contraseñas en nuestra cuenta. Para ello el sistema se basa en diccionarios internos de contraseñas de uso común y en nombres similares a direcciones de correo electrónico o dominios.  A primera vista resulta lógico pensar que es muy difícil que acierte pero el número de intentos puede llegar a ser de cientos de miles en muy poco tiempo. Por ejemplo una contraseña del tipo «rosa1993» podría ser vulnerada por un robot en cuestión de minutos o incluso segundos. Por tanto, una contraseña segura deberá contener al menos 8 dígitos y contener números y caracteres en mayúsculas y minúsculas.

Contraseñas Wi-fi: existen aplicaciones para encontrar contraseñas sencillas mediante fuerza bruta por lo que la contraseña debe ser robusta y de al menos 16 caracteres  incluyendo una combinación de números y letras mayúsculas y minúsculas. Si asignamos una nueva contraseña debemos comprobar que la conexión se realiza en modo WPA2, el modo WEP quedó obsoleto por sus problemas de seguridad.

Acceso a internet desde lugares públicos: cuando accedemos a nuestra información desde un sitio público o desconocido debemos asegurarnos de cerrar nuestras sesiones abiertas en el navegador, y siempre que sea posible borrar el historial de navegación, cookies, etc… Una opción ideal es hacer uso de la herramienta de navegación anónima o privada que ofrecen los navegadores actuales permitiendo la posibilidad de navegar sin que nuestra información sea restreada ni se almacenen cookies o datos.

Algunos de estos consejos los aplicamos de forma natural por lo que no deben preocuparnos. Otros en cambio pueden resultar útiles de recordar cuando tratamos con información altamente privada, personal o confidencial.